revistabigbang1

21 junio 2006

GRIPE AVIAR

La gripe de las aves o gripe “aviar” es una enfermedad infecciosa originada por el virus de la gripe tipo A. Esta enfermedad, bien conocida desde hace años en l ámbito de la sanidad animal, fue identificada por primera vez en
Italia hace 100 años. La infección afecta a cualquier ave, aunque se cree que algunas especies son más vulnerables que otras. La enfermedad puede desarrollarse de varias formas, algunas de ellas con una mortalidad muy alta.
Estos virus son altamente contagiosos entre animales. En las aves, su transmisión entre pollos u otras especies se puede producir por contagio directo con material infectado, de granja a granja, o por vía mecánica (equipos contaminados, vehículos, jaulas, pienso, ropas). Este virus puede “vivir” durante largos períodos de tiempo en el ambiente, especialmente cuando las temperaturas son bajas. Por el contrario, el virus no sobrevive a temperaturas altas (a 70º o más el virus es completamente eliminado).
El contacto de aves domésticas con aves migratorias ha sido también indicado como causa de estas epidemias en aves, aunque este tema está aún bajo estudio.
Como antecedentes podemos citar que durante 1983 y 1984 se produjo una epizootia (equivalente a una epidemia humana pero en animales) en Estados Unidos originada por el subtipo H5N2 que, aunque inicialmente causó una baja mortalidad, en los siguientes seis meses dio lugar a una tasa de mortalidad en aves de 90%. Se sabe que para controlar el brote, se destruyeron más de 17 millones de aves con un coste superior a 65millones de dólares.

La primera infección de virus de la gripe aviar H5N1 que se detectó en humanos tuvo lugar en Hong-Kong en 1997. Un total de 18 personas estuvieron afectadas y se produjeron 6 defunciones.
En 1999 se produjeron 2 nuevos casos de gripe aviar HN2 en niños en Hong-Kong. En febrero de 2003 se identificaron de nuevo 2 pacientes afectados y 1 fallecimiento por virus aviar del subtipo H5N1 en Hong-Kong en una misma familia que viajó a China meridional.
En Europa se produjo también en febrero de 2003 un brote de gripe aviar por el subtipo H7N7 n los Países Bajos, con 83 casos leves y 1 fallecido.
Ha sido desde finales de 203 cuando se ha tenido conocimiento nuevamente de diversos brotes de gripe aviar H5N1 en aves de distintos países del sudeste asiático, que se ha ido expandiendo progresivamente a otros países, y que ha afectado también a seres humanos expuestos a aves enfermas.
Actualmente, en enero de 2006, se ha producido un brote de gripe aviar H5N1 en Turquía que ha afectado gravemente a humanos, con 25 personas infectadas y 4 fallecidos, niños de una misma familia y que estuvieron en contacto con aves infectadas.
En España no se ha detectado ningún caso de virus de la gripe aviar A (H5N1) ni en aves ni en humanos.
Expertos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) han manifestado que el virus de la gripe aviar afecta fundamentalmente a las aves. Sólo excepcionalmente puede transmitirse de las aves al hombre, transmisión que requiere un contacto reiterado y próximo con animales enfermos.
El problema es que el virus mute y llegue a ser fácilmente transmisible entre personas (y no sólo de aves a personas como hasta ahora). En este momento es cuando se declarará la situación de pandemia (enfermedad epidémica que se extiende a muchos países). Este es el escenario para el que se están preparando tanto los organismos internacionales como los países de todo el mundo.

Hoy por hoy, no puede predecirse cuándo se producirá la mutación del virus y su transmisión entre personas; ni siquiera puede saberse con seguridad si llegará a producirse finalmente ni la virulencia que podría tener el virus mutado (por ejemplo, las dos últimas pandemias -1957 y 1968- fueron más leves que la pandemia de 1918).
El virus de la gripe aviar no se transmite de persona a persona. Según informa la OMS (Organización Mundial de la Salud), hasta el momento no hay evidencia científica de que el virus se transmita de persona a persona. De momento, sólo se transmite de ave a humano, y en casos excepcionales. El contagio tiene lugar por vía respiratoria. Por tanto, es necesario un contacto directo, reiterado y próximo con las aves o sus excrementos. En ningún caso de transmite al comer las aves. Según la OMS no hay evidencia de que el contagio de las aves al ser humano se realice por vía alimentaria. Además, el virus no sobrevive a las altas temperaturas, con lo que se destruye en el proceso de cocción. Lo que sí se ha confirmado es que las epidemias extensas de gripe aviar en los pájaros aumentan las oportunidades para la exposición humana. Además, la circulación simultánea en el ambiente de virus humanos de la gripe estacional con virus de la gripe aviar, incrementa el riesgo de mutaciones de virus aviar, por lo que siempre es aconsejable la vacunación frente a la gripe común de las personas que están en contacto con aves infectadas.
Actualmente existe vacuna para las aves, ya que se conoce el subtipo de virus que produce las “epidemias” en aves, pero no para humanos. El motivo es que esta vacuna no podrá estar disponible hasta que el virus mute y se haga transmisible de persona a persona. Hasta ese momento no se podrá conocer qué tipo de virus es y, por tanto, fabricar esa vacuna. En cualquier caso, la OMS, desde su red de laboratorios de gripe, ha iniciado los procesos para la investigación de una vacuna que proteja a los humanos contra esta cepa de virus gripal H5N1.
Hasta que esté disponible la vacuna, la gripe aviar puede afrontarse mediante tratamientos antivirales, que podrían frenar la enfermedad una vez contraída ya que impiden la difusión del virus en el organismo, moderan la agresividad de los síntomas y reducen las complicaciones. Los antivirales tienen también un cierto efecto profiláctico para prevenir el contagio en el entorno de las personas ya afectadas por la enfermedad aunque no tiene efecto inmunológico. Hay dos tipos de fármacos para el tratamiento de estas infecciones por virus de la gripe. Los inhibidores M2 (amantidina y rimantidina) y los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivr). Los datos de la Red Mundial de Vigilancia de Gripe de la OMS indican que el virus H5N1 es susceptible a oseltamivir.
Se sabe que las primeras características clínicas (síntomas) de la gripe aviar en humanos son fiebre e más de 38 grados, dificultad respiratoria, tos y malestar general. La mayoría de los pacientes presentan una linfopenia (disminución de linfocitos) significativa y alteraciones de las enzimas hepáticas. En la radiografía de tórax aparecen marcadas alteraciones inespecíficas. El tiempo que transcurre entre la exposición al virus y el comienzo de la enfermedad es de entre dos y ocho días.
En España, el Instituto de Salud Carlos III ( a través del centro nacional de Epidemiología y del centro Nacional de Microbiología), la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo y representantes de las Comunidades Autónomas en el grupo técnico de Vigilancia dependiente de la Comisión de Salud Pública del Consejo Ínter territorial, han elaborado un protocolo de vigilancia en el que se recoge el procedimiento a seguir ante la detección de un posible casi human de infección por el virus de la gripe A (H5N1). Es un protocolo sencillo y operativo para hacer frente a las sospechas de gripe aviar que puedan surgir ante pacientes provenientes de las zonas afectadas. Si se llegara a producir la pandemia de gripe en humanos, se aplicarían también las correspondientes medidas de barrera y de control de la infección, como el uso de mascarillas o el aislamiento de los pacientes afectados, entre otros. También sería muy importante que la población extremara las medidas higiénicas.
Las medidas adoptadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo son las siguientes.
* Seguimiento estricto de la evolución e a situación, recabando y analizando la información diariamente.
* Está constituido desde 2003, el Comité Ejecutivo Nacional para la prevención, el control y el seguimiento de la evolución epidemiológica del virus de la gripe. Permanecen activados todos los organismos de este Comité Ejecutivo nacional.
* Están alertados los sistemas de vigilancia epidemiológica y virológica.
* Prohibición de importaciones de productos avícolas provenientes de los países afectados por el brote. * Compra de dos millones de dosis de tratamientos antivirales (oseltamivir, comercializado como “Tamiflu”)
* Instalar en España una fábrica de producción de vacunas contra la gripe.
* Reforzar este año la campaña de vacunación frente a la gripe común entre los grupos de riesgo.

* Recomendación de que se vacunen las personas que tienen previsto viajar a países afectados por brotes de gripe aviar.


Preguntas más habituales que están en la calle en boca de los ciudadanos:
¿Cuál es la situación actual del brote? La gripe aviar, en este momento, se transmite de ave a ave y excepcionalmente de ave a humano, pero no de humano a humano. Cuando estamos cerrando este artículo se ha producido un brote de gripe aviar en Turquía; se ha transmitido el virus de ave a persona con cinco víctimas mortales (cuatro de la misma familia). Técnicos de la OMS desplazados a Turquía ha manifestado el contagio se ha producido por el contacto de humanos con aves infectadas, no se ha producido contagio entre personas.
¿Es probable que se produzca una pandemia? Cada 30 ó 40 años se suele registrar una pandemia de gripe a nivel mundial. Es un proceso cíclico que se produce cuando aparece un subtipo de virus de la gripe diferente al que circula habitualmente. Esta periodicidad no es siempre regular y, de hecho, la última pandemia se produjo sólo diez años después de la anterior (1957 y 1968, ambas mucho menos virulentas que la de 1918). Sin embargo, el hecho de que hayan pasado casi 40 años desde la última pandemia hace pensar a los expertos que cada vez es más probable que ocurra la próxima. El riesgo de pandemia en la actualidad depende de que el virus de la gripe aviar mute y se haga transmisible de humano a humano (y no sólo de aves a humanos como ahora).
Hoy por hoy, no puede predecirse cuándo se producirá la mutación del virus y su transmisión entre personas; ni siquiera puede saberse con seguridad si llegará a producirse finalmente.
¿Podemos estar tranquilos? En estos momentos hay que lanzar un mensaje de tranquilidad a la población. La situación sanitaria hoy día es muy distinta a la que existía en anteriores pandemias. Los países tienen buenos sistemas de salud y recursos terapéuticos suficientes; con profesionales muy cualificados y medios técnicos muy avanzados. Además, el estado de salud general de las poblaciones es también mucho mejor que hace años. A pesar de ello, una situación de pandemia de gripe comportaría serios riesgos para la salud pública. Por eso, los organismos internacionales y los países de todo el mundo están trabajando intensamente para que, si llegara a producirse la pandemia, pudieran minimizarse los daños sobre la población.
¿Se han detectado casos de gripe aviar en España? No. Ni en aves ni en personas.
¿Cómo se puede contraer la gripe aviar? La transmisión a los seres humanos sólo se realiza por contacto directo y reiterado con las aves infectadas y con sus excrementos. En cualquier caso, el contagio no es fácil y éste sólo se produce en circunstancias excepcionales (hasta ahora, de hecho, sólo se ha dado en personas expuestas de forma continuada a aves, bien en granjas o en mercados de animales vivos)
¿Puede contraer la enfermedad comiéndome un ave infectada? No. Las investigaciones realizadas hasta el momento confirman que el virus de la gripe aviar sólo se transmite por vía respiratoria, pero no a través de la ingesta de un animal infectado. Además, este virus no sobrevive a altas temperaturas, con lo que se destruye en el cocinado de las aves.
¿Cómo puede detectar un médico si un paciente tiene gripe común o gripe aviar? Los programas de control que se han establecido a nivel mundial permiten seguir la evolución de brote diariamente, con lo que se conoce qué países están afectados en cada momento y, por tanto, en qué países podrían producirse contagios. El Ministerio de Sanidad y Consumo ha elaborado un protocolo de vigilancia en el que se recoge el procedimiento a seguir para la detección de un posible caso humano por infección de este virus de la gripe.
¿Por qué no hay una vacuna para personas? Porque el virus todavía no ha mutado y, por tanto, no existe todavía el subtipo capaz de transmitirse entre humanos.. Hasta que esta situación no se produzca o se podrá conocer qué tipo de virus es y, por tanto, fabricar la vacuna.
¿Habrá vacunas para todo el mundo? Si se llegara a declarar la situación de pandemia, lo laboratorios tardarían unos meses en tener disponible la vacuna. Mientras se produce la vacuna, se afrontaría la situación mediante tratamientos antivirales.
¿Se puede curar la gripe aviar? A falta de una vacuna, se considera que la gripe aviar en humanos podría tratarse mediante fármacos antivirales, que podrían frenar la enfermedad una vez contraída ya que impiden la difusión del virus en el organismo, moderan la agresividad de los síntomas y reducen las complicaciones. Los antivirales tienen también un cierto efecto profiláctico para prevenir el contagio en el entorno de personas ya afectadas por la enfermedad, aunque no tiene efecto inmunológico. En cualquier caso, los antivirales deben administrarse en las primeras 48 horas tras la aparición de los primeros síntomas aunque su eficacia total no se comprobará hasta que aparezca el nuevo virus.
¿Qué posibilidades hay de que la gripe aviar llegue a España por aves migratorias? La Sociedad Española de Ornitología (SEO) ha afirmado recientemente que el riesgo de extensión de la gripe aviar mediante aves migratorias es muy limitado, ya que la migración supone una actividad energéticamente muy costosa para las aves, y solamente las que presenten un buen estado de salud pueden hacer frente a este esfuerzo. Además, las migraciones que suelen cruzar España son las que van de Norte a Sur, y no las de Este a Oeste, que son las que tienen más capacidad de transmitir el virus desde sus países de origen en Asia. A pesar de ello, la propia SEO aboga porque los controles sanitarios sean muy estrictos en toda importación de aves silvestres. Estas medidas, entre otras, las adoptadas ya por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación, que ha ordenado el refuerzo de los controles fronterizos y ha remitido a as Comunidades Autónomas “kits” de toma de muestras y diagnóstico animal, así como vacunas para las aves de corral.

Agradecemos a D. Gonzalo Gutiérrez, Jefe de Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad y a D. Gustavo Martín, Delegado Provincial de Agricultura la colaboración prestada para la realización de este artículo. Gracias.